martes, 4 de octubre de 2011

Muerdago.

Ambos se miraron, preguntandose si serían quienes creían que eran, al fin tenían más una decada sin mirarse, había cambiado mucho desde entonces.

Travis me miró confundido y yo le devolví la mirada algo estupefacta.

-¿Van a tomar asiento?- pregunto Travis, rompiendo el incómodo y extraño silencio que nos había envolvido.

-Claro- le sonrió Jane, la cual se sentó a su lado.

-Cuanto sin verte Jane- comenté, tratando de que al tomar la copa no se notara que mi mano temblaba.

-Lo sé, desde el funeral, ¿Cómo has estado?-

No lo había pensando así, no había visto a mucha gente desde ese "incidente", y ella era la principal.

-Muy bien, creo que debería presentarte a....- tragué saliva, esto era tan incómodo- A... mi..... novio... Dean- logre pronunciar.

Ella le tendí la mano sobre la mesa, y Dean aun un poco shockeado, la tomó.

-Todavía te recuerdo- le dijo ella- Soliamos jugar mucho de niños.

Travis ahora fue el que casi se atraganta con el vino, nos interrumpió un mesero que traía las cartas.

-Si, fue hace casi 10 años- respondió Dean.

-¿Así que son novios?- cuestino, ahora mirandome a mi.

-Si- respondió el tomandome de la mano- Desde hace tres años.

-Wow, de seguro la relación más larga que has tenido Agueda- su sonrisa era sincera- Lamento si el comentario te incómodo.

-No te preocupes Jane-

¿Era la primera vez que hablabamos sin esa rivalidad en la voz?.

-¿Cuanto tiempo llevas aquí?- prosiguió con la conversación.

-Tres años- respondí.

-No pierdes el tiempo-

-¿Y ustedes siguieron en contacto?- yo no había ni visto la carta así que pedí lo mismo que Dean, él cual seguía callado y meditativo.

Esperamos hasta que volvieran a llenar las copas y recogieran las cartas.

-Después de que murió William, si-

Travis y Jane me miraron esperando mi reacción, yo... simplemente trate de cambiar de tema, pero no pude porque, Dean era un simple civil que no sabía los manejos de la CIA departe de agentes adolescentes capacitados militarmente.

-¿Y que haces en la cuidad?- interrumpió Dean, al fin, pensé que no hablaría.

-Vengo a visitar a un amigo- volvió a mirarme.

-Dime que no lo has invitado- casi me atragante.

-En realidad no lo hice, pero creo que se aparecera por aquí- su sonrisa era radiante.

La comida era deliciosa y nos limitamos a comerla y disfrutar de la música, pero se me estaba acabando la comida y yo... estaba tan nerviosa.

-¿Quieres bailar?- pregunto Dean limpiandose la comisura de sus labios con la servilleta blanca.

Dude, pero al fin acepte y tomé su mano, nos dirigimos a la pista, colocó su mano en mi espalda y me acerco a él, la música de jazz era lenta y nos envolvió, pero podía sentirlo, algo faltaba, él no estaba aquí, aunque lo sentía balancearse.

-¿Te sorprendió verdad?- pregunte al fin, sin poder soportarlo más.

-Un poco- respondió él.

-¿Te encuentras bien?-

-¿Porque tendría que estar mal?, es Noche Buena, tomé algo de vino y cene delicioso y ahora bailo con la chica más linda del lugar.

Alguien tocó mi hombro, era Jane.

-¿Puedo robartelo un rato?- pregunto, yo asentí y le cedí mi lugar, y Travis me atrapo antes de que pudiera irme a sentar.

-¿Lo sabías?- me pregunto.

-¿Saber que?-

-¿Que ellos se conocían?-

Asentí.

-Pero no estaba segura, ahora no tengo ninguna duda- 

-¿Estas bien?- 

-Si, es solo que es, algo... pesado para mi, aparece ÉL, tu, ella.... Aparece mi pasado-

-Lamento eso, no sabía nada- dijo él en tono de disculpa, miré a donde Jane y Dean bailaban, ambos se veían tan... bien juntos, se reían y recordaban de seguro.

¿Esto era lo que Dean sentía al verme cercas de William?...

-Él te adora, se le nota en la mirada- me rectifico Travis.

-No es eso, es solo que, las cosas ya no son las mismas desde que William apareció- 

-Yo... si lo supiera....

-Olvidalo, es Navidad, ¿Donde esta mi regalo?- 

-Yo.... no tengo un regalo... Pero.... Creo que tengo que irme-

Dicho esto y dejandome a media canción se alejo, pero... Alguien ocupo su lugar, alguien que con solo tocarme hacía que una corriente electrica pasara por mi afectado sistema nervioso.

-Te vez mejor que en la mañana- dijo William haciendo que ambos nos balancearamos hasta el lado de la pista opuesto al que Jane y Dean bailaban.

-Muchas Gracias- fue lo único que dije.

-¿No te vas a preguntar que hago aquí?-

Lo haría si no fuera porque mis sentidos estaban pendientes de su mano sobre la mía y la otra en mi espalda, haciendo que mi cuerpo quedara junto al de él.

Y de pronto volví a el hotel Beverly Hills, en aquella maravillosa cena en la cual a la luz de las velas bailamos "River flowers in you", y cuando en la fiesta de mi cumpleaños numero 16, solos en medio del auditorio, también con este ritmo lento nos meciamos con la canción "Secrets".

-¿Pasa algo?- pregunto.

-Nada- dije desviando la mirada, no lo soportaba.

-¿Jane es la que baila con tu novio?- pregunto algo sorprendido.

-Si, ¿Asombroso verdad?, eran amigos de la infancia- respondí yo, tratando de volver a la realidad, la cual, no era muy buena idea.

-Bueno, eso no importa, vine aquí para hablar contigo-

-Hablamos suficiente en el hospital- era curioso como, mientras mi cabeza me advertía que tenía que alejarme de él, mi cuerpo le encantaba ese suave balanceo que habían adoptado nuestros cuerpos, tan acostumbrados al tacto el uno del otro.

-¿No es precioso este lugar?, de seguro uno de los más caros de la ciudad, ¿Sabes a que me recuerda?- me hizo girar, cosa que me tomó por sorpresa, cosa que casi, ¡Como no!, me hacía tropezar, pero me atrajo de nuevo a él, para volver a tomar el ritmo de la suave música, sentí un suspiro salir por su garganta- A esa fantastica cita en el Beverly Hills.

-También pensé en eso- las palabras salieron más rápido de lo que pude darme cuenta.

William sonrió.

-¿Sabes que falta?- me pregunto.

-¿Qué?-

-Nuestra canción-

Y se acerco más a mi, como si fuera posible, y susurro en mi oído: "Dime lo que quieres escuchar, algo que fue como en esos años, enfermo de toda la insinceridad, así que voy a revelar todos mis secretos"...

Será mejor describir las reacciones de una por una, porque en este instante estoy luchando por separarlas una de las otras: primero, sentir su aliento en mi oído me hizo estremecerme, después la letra de la canción que miles de veces escuche en mi habitación o en el piso del baño, llorando, tratando de encontrar en esa letra algo de consuelo por el infierno que pasaba, después, vinieron las lágrimas, las cuales reprimí contando los latidos de mi corazón acelerado que latía contra mi pecho.

Puse mi manos en su pecho y lo empuje suavemente, no quería hacer una escena aquí.

-Basta ya- dije con la voz algo débil, pero levante mis ojos para que se encontraran con los de él- Cantas espantoso.

Él sonrió.

-Claro que no-

Pero alguien nos interrumpió, era Jane, miro a William con los ojos verdes brillantes, ¿Cuanto tiempo tenían sin mirarse?.

-William, cuanto sin verte- dijo ella, me separe de William y fui a sentarme a la mesa de nuevo donde Travis y Dean hablaban, miré como Jane trataba de convencer a Will que fuera a sentarse con nosotros.

-¿Se conocen?- me pregunto Dean, tomandome de la mano fuertemente, con la vista puesta en Jane.

-Si, desde hace mucho tiempo- respondí, aun en otro mundo, las imagenes de los momentos anteriores se reproducían en mi mente una y otra vez.

Basta Agueda, tienes que volver a la realidad, me dije mientras que sacudía la cabeza y miraba la carta de postres que tenía en frente.

Típico, tienes una lista de postres deliciosos y exóticos, desde chocolate suizo a crepas irlandesas y terminas escogiendo helado de vainilla.

Dean y Travis se reían de eso, hasta que se cansaron miré como William se iba y me decía que lo siguiera con la mirada, cosa que hice después de unos minutos para que nadie me viera, con la excusa de ir al tocador, los demás dijeron que me esperarían afuera, fui buscandolo hasta que llegue a la entrada de los baños, miré alrededor una vez más, suspiré, ya se había ido, pensé yo.

Pero después sentí que alguien me abrazaba y estambaba sus labios en los míos, me hubiera sentido asustada si no fuera porque conocía el sabor de esos labios, dulces, suaves.... Era William...

-Te amo, no lo olvides- escuche decir cuando al fin me libero, yo seguía en shock.

Después miré sobre mi cabeza, en el cual se balanceaba un muerdago.


....................................................

Plan con maña de parte de nuestro William, pues las cosas se ponen algo.... intensas, Jane, Dean, William y Agueda, estoy ya no es un triangulo amoroso, espero que se hayan dado cuenta.


Bueno, como ven sigo viva, :Z trataré de publicar y después me pongo al corriente con sus blogs Girls :D


Las amo, espero que comenten.

6 comentarios:

  1. Ale!! Dios mio mujer! Ayer intentando publicar un premio en mi blog encontre este, son las dos de la mañana en mi pais, lei TODA la historia y me encanto, lloré en el fin de la primera temporada, Eres tan MALA, pero bueno, una escritora increible, me dejaste pegada. Y sobre el capitulo, me encanto :3 pero te olvidas de TRavis, y me gustaria que reapareciera Jared, era tan lindo♥... Y una pregunta, donde quedó La bitch de Bryt???
    Besoos, sube pronto, muy pronto, lo mas pronto que puedas :D

    ResponderEliminar
  2. hey aleeeee amooooo tu historiaaa siempre intentoooo de comentar con mi cuenta pero no puedo asi queeeee....
    buenooo queria decirte que pases por mi blog tenes un PREMIOOO <3 solo para tiiiiii.. te esperoo por ahi seguimeee este es el link....http://gonzaleeta-soulsfound.blogspot.com/. se te quiereeeeee
    publicaaa prontoooooo
    bye
    xoXO
    gonzaleeta

    ResponderEliminar
  3. necesito saber que mas pasa... muerooooo
    si se que no me conoces pero sigo todas tus novelas todasss amo tu imaginación, tu forma de experesión con las novelas wow amo a william lastimosamente me acuerda de mi profesor de ciencias, pero para decir verdad mi profesor esta bien bueno... amoooo a william por fa ella tiene que quedar con william o si no yo morire :(
    necedito saber que paso... estoy que muero de la intriga

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu novela ,pero debo corregirte

    -¿Van a tomar asiento?- pregunto Travis, rompiendo el incómodo y extraño silencio que nos había ENVUELTO.

    ResponderEliminar

Sus comentarios me inspiran :D